Toda la información sobre la oferta cultural, de ocio y turismo en Gipuzkoa.
  1. Inicio
  2. Patrimonio / Patrimonio Cultural y Artístico / Patrimonio Religioso
  3. Donostia: Iglesia de San Vicente

Donostia: Iglesia de San Vicente

Al fondo de la calle Narrica se asoma el monumento más antiguo que se conserva en la ciudad. El templo, edificado sobre otro anterior, fue construido a lo largo del siglo XVI en estilo gótico. Haga caso de las sentencias inscritas en sus muros:“En quien jura y en su casa no faltará mal ni llaga” y fíjese en La Piedad de Oteiza en el atrio-fachada y en su portada policromada, que durante años permaneció oculta. Entre en San Vicente y admire sus magníficos retablos y la figura del Ecce Homo

La Iglesia de San Vicente es, probablemente, el monumento más antiguo de la ciudad de Donostia-San Sebastián. Este templo comenzó a construirse en 1507, bajo la dirección de los maestros canteros Miguel de Santa Celay y Juan de Urrutia. Es un templo gótico de planta rectangular, de tres naves con crucero alineado con las fachadas laterales y que sólo se observa interiormente por su altura. La nave central es más alta, conforme al canon del estilo ojival. Las crucerías son muy sencillas, excluyendolas del presbiterio, que se hicieron según la estética de su momento de construcción (1775). Éste, siguiendo la tradición del país, es poligonal y presenta gruesos contrafuertes. Los cuatro rosetones que lucen en la iglesia son iguales dos a dos. Los mayores corresponden a los muros laterales. El trazado de los rosetones pequeños es semejante al de los grandes; el calado es igual en sus caras interior y exterior. La piedra que se empleó en ellos fue la arenisca. Son posteriores a la primera construcción de la iglesia el pórtico barroco que precede a la puerta exterior y la bóveda del bajo coro.

En la fachada sur existe un gran garitón, terminado en su parte inferior en una puerta de arco conopial y con algunas aspilleras a lo largo de toda su altura. Hay también aspilleras en la fachada que mira hacia el mar, lo que indica su carácter defensivo en tiempos modernos. En esta misma fachada quedan algunas pequeñas gárgolas, como últimos testigos de las que en sus primeros años estarían encargadas de recoger y arrojar el agua de lluvia que caía sobre el tejado. La parte exterior de la iglesia contrasta en cuanto a armonía y uniformidad con la simplicidad y finura del interior.

Cuantos hablan de este templo subrayan el que el exterior no responda a la belleza del interior; debido, sin duda alguna, a los muchas aditamentos y arreglos que sehan ido haciendo externamente al pasar los años. Al interior destaca el retablo de San Vicente. Su ejecución se acordó en 1583, encargándose laobra a Ambrosio de Bengoechea, de cuyo taller salió en 1586.

Visita:
Se encuentra usted en la iglesia de San Vicente, diácono y mártir del siglo IV, el edificio más antiguo de la ciudad de San Sebastián. El actúal templo, el anterior ubicado en este mismo lugar pudo ser del siglo XII, se comenzó a constuir el año 1507; es por ello que nos encontramos ante un edificio de finales del gótico, con tres nave central más alta que los laterales, con sus pilares cilíndrcos, capiteles de decoración vegetal, arcos apuntados hasta las bóvedas de crucería, etc ....

Sus elementos más destacables lo componen:

El Retablo central, de finales del siglo XVI, obra del discípulo predilecto de Anchieta, Ambrosio de Bengoechea, que contó con la ayuda de Joanes de Iriarte. El retablo está considerado como uno de los mejores retablos del romanismo (escuela de Miguel Angel). En el podemos observar momentos claves para la vida cristiana como son los misterios del Señor, sus testigos los apóstoles, santos ejemplares para la religiosidad popular, con protagonismo especial para los patronos de la iglesia y de la ciudad, y, naturalmente, la Virgen María, madre de Jesús. El genial escultor sordomudo de Alkiza supo hacer que sus imágenes dialogaran mediante sus giros y gestos de manos. Dos obras del escultor donostiarra Felipe de Arizmendi, del siglo XVIII, el «medallón de ánimas» que se encuentra en el lateral de la iglesia y el «Ecce Horno» en el fondo del tempo.

Otras tallas atribuídas al propio Bengoechea - o que al menos son también del siglo XVI - como los medallones que se encuentran a la derecha e izquierda de la puerta de entrada, representando a la Adoración de los Magos y San Bernardo, y el Cristo que se encuentran en la capilla interior.

El gran órgano francés, obra de Arístides Cavaille-Coll, construído el año 1868 y rehabilitado recientemente en Nantes (Francia) por la firma Renaud-Menoret.

Las vidrieras que adornan el templo, datan de comienzos del siglo XX; muchas de ellas construídas por el artista de Biarritz, Maumejean.

Iglesia de San Vicente Iglesia de San Vicente Iglesia de San Vicente Iglesia de San Vicente Iglesia de San Vicente Iglesia de San Vicente Iglesia de San Vicente Iglesia de San Vicente Iglesia de San Vicente Iglesia de San Vicente Iglesia de San Vicente Iglesia de San Vicente
Música Gipuzkoan Twitter Facebook Txikiweb Exposiciones