Toda la información sobre la oferta cultural, de ocio y turismo en Gipuzkoa.
  1. Inicio
  2. Patrimonio / 1. Patrimonio Cultural y Artístico / 1.1 Arquitectura y Arte Civil / 1.1.5 Núcleos Históricos-Plazas-Otros
  3. Segura: Casco Urbano

Segura: Casco Urbano

La villa de Segura fue construida en 1256, durante la Baja Edad Media, por orden de Alfonso X, Rey de Castilla. En ese mismo año tambien se levantaron otras dos villas en Gipuzkoa: Villafranca (actual Ordizia) y Tolosa, siguiendo un plan estratégico de defensa.



Con anteriodad a esa fecha existia un asentamiento humano alrededor de la ermita de San Andres. Un fatal incendio destruyo por completo el pueblo y el Rey de Castilla se aprovecho de la situacion para crear la villa de Segura.

Tres razones avalan la construcción de la villa de Segura. La primera, la necesidad de un lugar desde el que realizar labores de defensa, por aquellas fechas corrian vientos de guerra entre los Reinos de Castilla(a la que Gipuzkoa estaba conexionada) y Navarra. Pero el enfrentamiento bélico también afectó a los bandos de la época. El Rey de Castilla creyó que con estas villas amuralladas se restaba poder a los dos bandos. La tercera de las razones gira en torno a la seguridad de las comunicaciones medievales: el Camino Real que unia Madrid con Paris (el único de Gipuzkoa) tenía su mayor dificultad orográfica en el túnel de San Adrian, a escasos kilometros de Segura.

La villa amurallada de Segura nació rodeada de un foso y con cinco portales de entrada. Para acceder desde el portal que daba hacia Navarra era necesaria la ayuda de un puente levadizo, por el mayor peligro que entrañaba esta entrada a la villa.

Segura se convirtió pronto en un pueblo prospero: mercaderes, artesanos, escribanos ferrerias...

Tambien se celebraban mercados y ferias. En 1491 los Reyes Católicos le otorgaron el derecho celebrar todos los martes, durante 25 años, un mercado. Las ferias de ganado cobraron asi mismo gran importancia.

Con el transcurso de loa años, Segura perdió la función de centinela que ejerció desde su fundación. La anexion del Reino de Navarra a la Corona de Castilla y la multiplicación de vías de comunicación que dejaron a Segura de un lado fueron, entre otras, las “culpables” de que Segura se convirtiera en la tranquila y sosegada villa señorial que todos conocemos.

El visitante que llega a Segura se sumerge en una localidad que ha conservado sabiamente su identidad medieval. La división del núcleo urbano en tres calles es propio de la Edad Media, al igual que la estructura de varias casas (Garci etxe” esta considerada como una de las más antiguas de Guipuzkoa).

Segura conserva aun tres de los cinco portales con los que contaba cuando se construyó, destacando sobremanera “Zerain portala” , recientemente acondicionado. Además de las casas medievales que aun se mantienen en pie, la localidad posee palacios y casas solariegas contruídas en siglos posteriores: Lardizabal, Jauregi, Guevara, Arrue (con restos de arte mudéjar, casi inexistente en Gipuzkoa)

Txikiweb